¿Sabes que no TIENES porque no sabes cómo SER?

Esta afirmación es dura para la mayoría de personas y es por eso que no consiguen crecer y evolucionar en la vida…

La mayoría de personas, según estadísticas, aproximadamente un 95% de la población, no vive tal y como podría, sino como creen que merecen “gracias a sus creencias y patrones limitantes”,¿te lo puedes creer?

La mayoría de personas creen que deben tener más cosas para poder ser más felices, y por eso no pasan de ahí, de querer tener en su vida más cosas. Esta es la tendencia natural, se nos ha enseñado que debemos conseguir cosas para “ser alguien en la vida” ¿quién inventaría ese lastre en nuestras vidas? sea como sea no nos hizo ningún favor.

La verdadera fórmula del éxito es: SER PARA HACER PARA TENER. Sí, como lo estás leyendo… la única manera de alcanzar el éxito en tu vida o en tu proyecto profesional es SER realmente tú, dejar de ser el personaje que te has creído hasta hoy, conocerte, explorarte, apasionarte, amarte y respetarte porque debajo de toda esa superficie de creencias TODOS tenemos un potencial increíble, cada uno en lo suyo y lo estamos malgastando, tiramos literalmente nuestra vida por el retrete. Cuando la persona ES, es cuando realmente siente que puede HACER en consecuencia a quien es y a sus talentos y entonces es cuando consigue TENER los resultados que merece realmente. Estoy segura que ahora has entendido mucho mejor el porqué de tu circunscantia actual o quizás el de muchas personas que te rodean en la vida.

Déjame decirte que la mayoría de personas que conozco no consiguen tener los resultados que quieren porque no saben quién y cómo son. La mayoría de personas viven desde la carencia y desde la falta de merecimiento porque no saben cuales son sus aptitudes potenciales (créeme, yo también he vivido así una gran parte de mi vida ¡así que te entiendo, jamás te juzgaría, por eso te entiendo perfectamente!). ¿Qué dura esta afirmación verdad?. A mí también me lo pareció así, sobretodo cuando lo entendí y comencé a preguntarme cómo había podido mantenerme en esa mentalidad durante tanto tiempo… hoy en día se que de no haber sufrido hasta ese punto en el que me dije, basta ya de sufrir, ¡ahora me merezco crecer y avanzar! ahora he aprendido a amarme y a respetarme por encima de todo, y además por el camino he aprendido a amar y a respetar mucho más a los demás, y por ello estoy tremendamente agradecida a la vida.

Cada vez por desgracia puedo confirmar personalmente esta mentalidad de falta de merecimiento, cada vez son más las personas a las que atiendo desesperadas porque no consiguen tener en sus vidas los resultados que quieren y además que por supuesto se merecen, que por más que lo han intentado o padecido no consiguen avanzar y encontrar su verdadero camino…  es entonces cuando les propongo comenzar en su propio crecimiento y en su propio compromiso con ellos mismos, y no sólo por ellos, sino por sus seres más queridos y por muchísimas personas a las que esto beneficiará, y ni te cuento si son emprendedores o empresarios con un proyecto personal, y también es el caso de muchos terapeutas y personas que se dedican a ayudar a los demás e incuso coaches que todavía no tienen su verdadera identidad. De estas personas que quieren Atreverse a Ser, tan sólo algunos se Atreven a Ser en ese momento, otros todavía no están preparados... Y en el momento que escuchan la palabra comprimiso (consigo mismos) entran en miedo e inseguridad, en falta de creer en sí mismos ( y ¡es una pena! ya que yo sí puedo ver el potencial, pero ellos todavía no lo pueden ver ni creer) y comienzan a exponer toda una larga lista de “impedimentos”: no tengo dinero, a duras penas subsisto (ese es el gran problema de estas personas, que necesitan subsistir por creencia y no consideran que ha llegado el momento de comprometerse duramente para salir de ese modo supervivencia). No tengo tiempo, “no me da la vida” y con todo y con eso no siento que pueda disfrutar de la vida (en este caso, quizás algunos reconsideran esto cuando vean de cerca a otros seres pasar por una enfermedad o en el peor de los casos sea la suya propia o la de alguien a quien aman profundamente). No puedo comprometerme conmigo, en la situación de caso en la que está mi familia, ¿como me voy a permitir yo crecer ahora? (seguramente no entienda esa persona que justo es la situación en que está su familia la que le está “pidiendo a gritos” que ella pueda crecer para que pueda ayudar a mejorar su familia). Me da demasiado miedo, creo que no puedo comprometerme conmigo mismo (aquí está en una falta total de merecimiento y entonces ha de preguntarse si ¿todavía necesita permanecer más en esa situación para entonces pedir a gritos salir de ahí a como dé lugar?), los que dicen, ¡no! si yo ya me he trabajado mucho y ya he hecho muchas formaciones, incluso trabajo con esas herramientas, ¡yo no necesito crecer más! ahora sólo voy de curso en curso a ser posible que no me requiera esfuerzo de ningún tipo, tampoco económico… (esas excusas créeme, también me las conozco, yo también las he utilizado), si algo he acumulado durante estos más de 12 años es información, títulos y cursos, que hoy gracias a la vida me sirven para poner también al servicio de los demás cuando les acompaño en sus procesos de coaching, yo también pensaba hasta hace pocos años que yo lo sabía casi todo por tener infinidad de títulos y formación a mis espaldas, hoy sé que impresionar impresionan mucho, pero lo que realmente me impresiona a mí personalmente es la capacidad y la posibilidad de haber descubierto realmente quién soy, mi propio potencial y mis talentos que hoy son los que realmente pongo al servicio de los demás para ayudarles igual que sigo haciendo yo misma a Transformar sus propias vidas en lo que realmente se merecen.

En resumen, debemos tener muy muy en cuenta que la ley de la vida nos lleva a entender que el verdadero equilibrio es:

  1. SER
  2. HACER
  3. TENER

Y ahora ha llegado tu momento, es hora de reflexionar, si quieres, o tal vez no sea tu momento todavía, y todo está bien, cada uno decide cuando es su momento de SER.

Clicka aquí si quieres saber más sobre qué es el coaching y cómo puede ayudarte: https://www.centroangeles.com/coaching-te-puede-ayudar/

¡Feliz consciencia!

 

 

 

1
×
¿Quieres saber cómo te puedo ayudar a ti también?
Ponte en contacto conmigo y te respondo lo antes posible.